Pages

Ads 468x60px


15 febrero 2016

CAVAGNAC 2015 PARTE 2

Llevábamos ya dos días de pesca en Cavagnac, y los resultados eran muy buenos; los peces estaban dando la cara, el tiempo era fabuloso...pero la decisión de no meter los plomos traseros cautivos nos costó perder las primeras piezas de la semana.

Aunque los cebados no eran muy copiosos, al final de la semana habíamos gastado unos 20 kg de boilies y 5 kg de chufas

Ley de Murphy: "Si algo pude salir mal, sin duda saldrá mal"...habíamos decidido no colocar los plomos traseros cautivos, aún cuando las circunstancias del puesto y la pesca nos invitaban a ello; para minimizar los riesgos, siempre abandonaba uno de nosotros el puesto a eso de las 11-12 de la mañana, cuando menos actividad presentaba el lago...no importó, perdimos dos de las mejores piezas que sin duda hemos tenido al otro lado de la línea en Cavagnac, ambas prácticamente a punta de sacadera, y ambas debido a rotura de líneas por cruce de estas con las otras líneas.

En ambas ocasiones, solo uno de nosotros se encontraba en la plataforma...un gran amur, sin duda al menos del tamaño del primero que tuvimos la fortuna de sacar, y una muy rechoncha royal, decidieron a ultima hora de la lucha, pegar un último sprint y cruzarse con las lineas que estaban tendidas...la tensión de la lucha hizo el resto.

Ahora estaba claro que habíamos cometido un gran error, los plomos traseros sin duda hubiesen evitado el cruce de líneas, y nos hubiésen dado una alta probabilidad de poder disfrutar de ambos trofeos. El cabreo duró toda la mañana...los plomos traseros adornaron nuestras lineas hasta el final de la semana de pesca.

Plomos traseros colocados
El resto de la mañana no nos concedió mas picadas, y a mediodía una ligera llovizna refrescó el ambiente, y activó a nuestras amigas; una bonita royal de oscura librea sucumbió a nuestro engaño.

Nuestro compañero Uge seguía con una buena media en cantidad de capturas en el puesto Chateau, aunque ligeramente de peso inferior al que se estaba dando en el Sanctuary. Ambos puestos estaban siendo, sin duda, los que mejores resultados estaban arrojando en todo el lago duarante esa semana.

La lloviza activó a esta oscura royal

Terminó de llover, al final no cayó mucha agua, solo un ligero calabobos, y pasados unos minutos, conseguimos ensalabrar una estupenda royal, con una curiosa morfología: parecia uno de esos forzudos de circo o uno de esos culturistas de los años 50, anchos por arriba y con un tren inferiror sin desarrollar;  aún así, el peso era muy bueno y dió una lucha más que notable. Tenía la barriga flácida, por lo que pensamos que habia desovado en parte; sin duda, este ejemplar hubiese ganado un par de kilos si nos hubiera visitado unos días antes, sin haber desovado.

 Curiosa morfología la de esta captura
El resto del día pasó sin pena ni gloria, una tarde tranquila, la actividad en el lago era mínima, con un buen tiempo primaveral. Volvimos a sacar las líneas con la barca, dejando las posturas en los mismos puntos calientes que, hasta ahora, nos estaban funcionando medianamente bien; un ligero cebado sobre cada postura, 20-25 boilies sobre el hair que llevara anzuelado un solo boilie previamente equilibrido y un par de puñados de chufas sobre la postura cebada con un par de chufas, también equilibradas.

Caía la noche en nuestro tercer día en Cavagnac; después de cenar y ver en la tableta un par de episodios de la última temporada de "Breaking  Bad", nos metimos en los sacos comentando el hecho de que, por ahora, no habíamos tenido picadas nocturnas...extraño...

Parece ser que nuestros comentarios fueron escuchados por alguna entidad que residiese en el lago, ya que esa misma noche tuvímos cuatro peces al otro lado de nuestras lineas; en una sucesión de picadas nocturnas, con intervalos de entre 1 hora y 1 hora y media, disfrutamos de la lucha con tres de ellas, trabajadas correctamente y con la suerte de que no se enredaron excesivamente en las raices de los nenúfares; curiosamente, las tres fueron royales, y todas ellas a boilie de ajo y robin red. Después de comprobar que estaban en buenas condiciones, descansaron en tres amplios sacos de retención, esperando la llegada de la mañana para la sesión fotográfica.

La última de las picadas, que se produjo a eso de las 05.00 de la mañana, fue otra historia, desde un primer momento quedo atrapada en un laberinto de nenufares, lo que nos obligó a subir en la barca y desplazarnos rápidamente en el silencio de la noche hasta la masa de nenúfares que ocultaba a nuestro oponente. No sin trabajo, conseguinos sacarla de la zona de enganches y entonces comenzó una increible lucha, no conseguíamos parar las embestidas que daba, no de forma violenta, pero si de forma continua y con mucha energía. Nos paseó por una buena parte de lago, y tras más de media hora de lucha, parecía que se daba por vencida y pudimos acercarla a la sacadera y observar que se trataba de un ejemplar enorme de carpa royal, en el ultimo momento y cuando ya estaba muy cerca de ser ensalabrada, volvió a dar un violenta carrera quedado el sedal enmarañado en la hélice del motor eléctrico. La enorme carpa continúo su potente carrera hasta que la linea desfalleció y partió. Acabábamos de perder uno de los leviatanes de Cavagnac.

Volvimos al puesto y aprovechamos para dar una cabezada en espera de un nuevo día.

Sobre las 09.00, nos levantamos, desayunamos y realizamos la sesión fotográfiva de las tres royales con las que la noche nos había premiado; al verlas, la perdida de la gran royal fue menos dolorosa.

Primera royal de la 4ª noche en Cavagnac
Segunda royal de la misma noche


Última royal de la noche que conseguimos meter en la sacadera





Terminamos la sesión fotográfica y debido a que había sido una noche movida, decidimos tumbarnos en las bed chair a descansar lo que quedaba de mañana; no tardamos en caer rendidos al sueño; sobre las 14.00 horas se produjo el mejor de los despertares, una de las cañas que teníamos ubicadas en el centro de nuestro puesto estaba dando botes sobre el trípode. Clavamos rápidamente y comenzamos la lucha, pero extrañamente nuestro oponente no huyó hacia embalse abierto, ni siquiera se decidió por intentar ocultarse entre las masas de nenúfares que tenía a ambos lados...se dirigía velozmente hacia nuestra ubicación, lo que nos obligaba a recoger sedal energicamente, la bobina giraba a toda marcha, recolectando metros y metros...en muy poco tiempo, teníamos a nuetra oponente a escasos metros, en la parte izquieda de la plataforma de madera que conformaba nuestro puesto. Un par de enérgicas carreras finales y la estupenda común entraba en la sacadera.

Común que tenía prisas por entrar en la sacadera y hacerse las fotos...fue una captura express

Con la excitación de la captura no nos dimos cuenta de que el tiempo había empeorado, mucho, mucho viento que soplaba de costado, entrando por el puesto Chateau y empujando hacia la zona del Lodge. Aseguramos todo lo que teníamos por el puesto y que era suceptible de que le viento se lo llevara y nos metimos a resguardo.

La tarde fue un vendaval continuo que afectó muy negativamente en la pesca, arrastrando a la mayoria de los ejemplares hacia la zona del Lodge...fue curioso, los puestos Stalk, Lodge, Shallows, Boards y Woods llevaban mas de 48 horas sin picadas...en cuanto el viento azotó con fuera en su dirección, empezaron a tener lago de actividad, sus alarmas resucitaron, hubo picadas en casi todos los puesto de esa orilla. Estaba claro que el viento había sacado la pesca de nuestra zona y la había llevado hacia esa orilla, favorecido por la escasa profundidad que presenta el lago en casi todo su perímetro.

Dentro del bivvy esperabamos ansiosos que el viento parase al caer la noche, pero no fué así, siguió soplando toda la noche y la mañana del día siguiente, con intervalos de lluvia racheada. El viento nos había dejado, literalmente, sin peces por la zona.

Continuará...


0 comentarios:

 
Blogger Templates